Saltar al contenido
Medieval, tu Web Especializada

Bizantina

El Imperio Bizantino duró 1125 años y una de sus contribuciones más importantes al mundo moderno es su arquitectura.

Las iglesias con cúpulas y otros lugares de culto que prevalecían en el período bizantino siguen estando muy extendidos, pero no hay mucha gente que conozca sus orígenes.

En pocas palabras, la arquitectura bizantina era una versión improvisada de los estilos y técnicas de construcción de su predecesor, pero con una dimensión más religiosa.

Arquitectura bizantina, estilo de construcción de Constantinopla (ahora Estambul, antiguamente Bizancio antiguo) después del año 330 d.C. Los arquitectos bizantinos eran eclécticos, y al principio se basaban en gran medida en las características de los templos romanos. La combinación de la basílica con estructuras religiosas de planta central simétrica (circular o poligonal) dio lugar a la característica iglesia bizantina de planta cruzada griega, con una misa central cuadrada y cuatro brazos de igual longitud.

La característica más distintiva fue el techo abovedado. Para permitir que una cúpula se apoye sobre una base cuadrada, se utilizaba cualquiera de los dos dispositivos: el squinch (un arco en cada una de las esquinas de una base cuadrada que la transforma en un octógono) o la pechina. Las estructuras bizantinas presentaban espacios elevados y una suntuosa decoración: columnas e incrustaciones de mármol, mosaicos en las bóvedas, pavimentos de incrustaciones de piedra y, a veces, artesonados en oro. La arquitectura de Constantinopla se extendió por todo el Oriente cristiano y en algunos lugares, especialmente en Rusia, permaneció en uso después de la caída de Constantinopla (1453).

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator

Características de la arquitectura bizantina

La arquitectura bizantina retomó el camino de la arquitectura romana. Los artistas y arquitectos de esta época adoptaron un estilo fuertemente influenciado por las creencias cristianas.

Las enseñanzas y principios bíblicos fueron representados a través de varios medios incluyendo pinturas y algunas esculturas que fueron hechas para decorar el interior de sinagogas y estructuras sagradas.

A pesar de estar ligada a una rígida tradición, uniformidad y anonimato, muchos críticos consideran que la arquitectura bizantina es sofisticada, geométricamente compleja y está muy adelantada a su tiempo. Las proporciones geométricas de los edificios bizantinos eran más complejas que las de sus predecesores.

Los romanos utilizaban principalmente piedras para decorar las estructuras públicas, pero en la era siguiente se añadieron ladrillos y yeso. Mosaicos de vidrio coloreados, órdenes clásicas, placas de alabastro en ventanas, paredes de mármol, bóvedas y grandes cúpulas sostenidas por pesados pilares y bases cuadradas eran componentes populares de la arquitectura bizantina.

Una serie de edificios bizantinos que sobrevivieron al desgaste del tiempo solían ser lugares de culto.

Arquitectura bizantina primitiva

Los primeros ejemplos de la arquitectura bizantina fueron puestos en marcha durante la época de Justiniano I en el poder.

La mayoría de ellos se encuentran en Estambul, Rávena y Sofía. El desarrollo de un sistema que utilizaba segmentos triangulares llamados pechinas para transformar eficientemente la planta cuadrada de una iglesia en una cúpula circular fue considerado un gran avance y contribuyó enormemente a la arquitectura occidental.

La arquitectura romana sirvió de guía para la arquitectura bizantina. La Basílica de San Juan del Studion, construida en el siglo V y considerada la iglesia más antigua que se conserva en Constantinopla, es prueba de la dependencia del imperio de los estilos romanos establecidos.

La iglesia de Santa Sofía en Sofía, Bulgaria, fue construida durante el siglo VI d.C. y es un ejemplo de la arquitectura bizantina primitiva.

Como muchas estructuras de este período, la iglesia está hecha de ladrillos y hormigón.

Los arquitectos de Justiniano adoptaron el mismo método de construcción que los romanos. Invirtieron en ladrillos, mortero y hormigón para construir diversas estructuras.

Tipos de arquitectura bizantina

Los bizantinos improvisaron en la basílica longitudinal, un tipo de arquitectura que prevaleció durante el reinado de Constantino.

Mientras que las basílicas largas y estrechas seguían siendo populares en Occidente, el Imperio Bizantino Oriental comenzó a construir estructuras centralizadas distinguidas por cúpulas y un interior redondo.

Las diferencias entre el modo de construcción occidental y oriental pueden asociarse a sus respectivas interpretaciones de la cruz. Las cruces occidentales son largas y estrechas, mientras que las orientales son anchas.

Famosa arquitectura bizantina

Aparte de la Iglesia de Santa Sofía en Sofía, Bulgaria, otros testimonios de la arquitectura bizantina primitiva son la Basílica longitudinal de Sant’Apollinare Nuovo y la iglesia centralizada de San Vitale que el emperador Justiniano ordenó construir pero que nunca vio.

Mientras tanto, las icónicas iglesias abovedadas de Santa Sofía y Santa Irene en Constantinopla albergan los monumentos del emperador. Se dice que las dos iglesias están inspiradas en la pequeña iglesia de los santos Sergio y Baco, conocida por sus rasgos longitudinales y centralizados.

El Gran Palacio de Constantinopla, que solía ser la residencia de los emperadores romanos orientales, es una de las estructuras bizantinas no religiosas más populares, junto con las columnas clásicas de la cisterna de Ba-silica y las casi doscientas torres de las murallas de Constantinopla.

Los ejemplos de arquitectura bizantina del siglo VII abundan en Armenia, Georgia, Tesalónica, Grecia y el Monte Sinaí en Egipto. Hagios Demetrios, el Monasterio de Jvari y el Monasterio de Santa Catalina muestran la evolución de la arquitectura bizantina tras el reinado de Justiniano.

El notablemente largo puente de Sangarius (también conocido como el puente Justiniano) con una longitud de 430 metros y el puente arqueado de Karamagara, cuyo arco apuntado se extiende a lo largo de 17 metros, son estructuras bizantinas sometidas a una gran ingeniería.

Arquitectura de la Iglesia Bizantina

Se cree que Theotokos de los Faro, una iglesia construida durante el reinado de Basilio I, y Nea Ekklesia iniciaron el plan de la cruz en cuadrado que muchos santuarios y lugares sagrados en Italia y Grecia adoptaron durante los siglos IX y X. Cattolica di Stilo y el monasterio.

Arquitectura y Arte Bizantino Medieval

Tras la querella iconoclasta se dan tres periodos según la dinastía gobernante en Bizancio:

  • Período Macedonio: 867-1057.
  • Período Comneno: 1081-1204.
  • Imperio latino de Constantinopla: cuando llegaron los cruzados de occidente.
  • Período Paleólogo: contemporáneo al gótico en la Europa occidental.

Respecto a la arquitectura, predominan dos tipos iglesia: la de cruz inscrita y la de octógono cruciforme. En ambas se da la planta cuadrangular o rectangular, una cruz inscrita y una cúpula central coronando el edificio. Esto se debe fundamentalmente a que pretenden que el templo sea un compendio del cosmos creado por Dios, por eso se denominan iglesias microcosmos. La cúpula simboliza el cielo, el cuadrado representa la tierra y la cruz es la forma geométrica que sirve de interrelación entre el cielo y la tierra.

Desde el punto de vista de las artes figurativas, hay que decir que llenan en su totalidad los muros de las iglesias y constituyen una manifestación teológica que pretende ser el compendio de la fe cristiana. Buscan, por tanto, representaciones trascendentes y rechazan todo aquello que suponga materia. Se trata de que todos los aspectos estilísticos y estéticos de estas artes aproximen al hombre a lo divino. En consecuencia, buscan la anulación espacial mediante:

  1. Fondos de oro como telón de fondo y si no se usa el oro, telones cromáticos.
  2. Representación de paisajes y arquitecturas totalmente conceptuales.
  3. Los suelos no tienen relación real con los objetos o figuras que se depositan en ellos.
  4. Se usan perspectivas conceptuales: las jerárquicas y las diversas fundamentalmente.
  5. Se buscan los arquetipos intemporales, las figuras-esquema, que anulen el concepto de tiempo. Esto lo logran mediante:
  6. Se suprimen los moldeados y las sombras, que dan sensación de plasticidad y relieve. Por el contrario, predomina la línea.
  7. Tendencia a figuras muy estilizadas, ya que la estilización contribuye a manifestar espiritualidad.
  8. Impasibilidad e inmovilidad.
  9. Las figuras siempre se proyectan en dos dimensiones, anulan conscientemente la tercera dimensión.

Generalmente todos los programas iconográficos, del mismo modo que los recursos estilísticos, se repiten constantemente en todas las iglesias. Esto se debe a la elaboración posiblemente en la segunda mitad del siglo IX de un tratado llamado «Hermeneia» en donde se dicta cómo se deben realizar las escenas y que escenas deben colocarse en cada lugar del templo. De este modo, surgió un proyecto decorativo que va a ser común para todas las iglesias.

La Hermeneia no se conserva, pero la conocemos muy bien porque en el siglo XIX se encontró un manuscrito que recogía la Hermeneia en un monasterio del monte Athos, en Grecia. En función de la Hermeneia las escenas y las figuras disponen de la misma manera:

El nivel inferior (en los muros): deben aparecer exclusivamente patriarcas del Antiguo Testamento, profetas, apóstoles, mártires y obispos.

En el nivel medio (trompas, pechinas, tímpanos…): deben aparecer historias de la vida de Cristo que recojan sus momentos más trascendentales.

En el nivel superior (cúpulas y bóvedas de horno en los ábsides): debe aparecer Cristo en majestad, la Vírgen y los ángeles.

Monasterio de Hossius Lucas
Este monasterio es ejemplo de los dos tipos de plantas que se dieron en Bizancio. La más pequeña es de cruz inscrita y está dedicada la Vírgen Teotocos; la de San Lucas es la iglesia de octógono cruciforme.

La iglesia de la Vírgen
Es una iglesia de planta con una cruz inscrita en un cuadrado (prescindiendo de la cabecera y del nártex). En el tramo central aparece una cúpula pequeña y esbelta soportada por pechinas y por cuatro soportes, en este caso y generalmente columnas, aunque también pueden ser pilares, que producen un gran efecto de ligereza. La cúpula además es contrarrestada por las bóvedas de cañón que cubren los brazos de la cruz. Los tramos de esquina se suelen cubrir con bóvedas de aristas, como sucede aquí, o con pequeñas cupulillas que junto a la cúpula principal configuran un modelo de iglesia de cinco cúpulas característica del templo bizantino.

Al éste hay una triple cabecera formada por tres ábsides, el central más amplio. Su estructura es igual y comprende un tramo recto cubierto con bóveda de cañón y un tramo absidial cubierto con bóveda de horno. El perfil de estos ábsides al exterior es poligonal. A los pies aparece un nártex doble, de seis tramos, cubiertos con bóveda de cañón y articulados en torno a dos soportes centrales, aquí columnas.

Iglesia de San Lucas
San Lucas es la iglesia de planta rectangular presidida en el centro por una gran cúpula que se trasdosa al cuadrado en el que se inserta mediante trompas. Debido a su gran tamaño, necesita un mayor número de soportes. Así, está soportada por ocho grandes pilares, por esto se llama octógono. También se llama cruciforme porque en los ejes ortogonales de la planta aparecen cuatro tramos más grandes que los restantes tramos de la iglesia cubiertos con bóvedas de cañón o de aristas más elevados del resto de los tramos y que sirven de contrarresto del peso de la cúpula. El tramo oriental es el tramo recto del ábside.

En muchas de estas iglesias puede aparecer una tribuna sobre los tramos laterales. Al oeste hay un nártex cubierto con bóveda de aristas.

Mosaicos: en la bóveda de horno aparece la Vírgen Teotocos y en la cúpula que cubre el tramo recto aparece el Pentecostés. En las trompas, aparece el Nacimiento, la Anunciación, la Adoración de los pastores y de los Reyes Magos.

Esta conjunción de temas es debido al calendario litúrgico bizantino. Además, está ambientada en una gruta. También aparece la Anástasis, el descenso de Cristo a los infiernos, en el tímpano del nártex, una crucifixión con la deesis y Cristo muerto y un sol, que simboliza la naturaleza divina, y una luna, que simboliza la naturaleza humana.

Monasterio de Dafne
Iglesia de cruz inscrita en un octógono de pleno siglo XI. La cúpula es grande y achaparrada. Los mosaicos están peor conservados. En la cúpula central, aparece el Pantocrátor, es un fragmento del Cristo apocalíptico.

El artista está claramente influido por el arte del bajo imperio: Cristo aparece colérico, tal y como era representado Júpiter, y hay un cierto modelado. La mandorla tiene numerosos colores a modo de arco iris. En el nártex aparece la Anástasis. En una trompa aparece el bautismo de Cristo y en el tímpano aparece la escena de María presentada del templo.